Páginas vistas en total

viernes, 30 de junio de 2017

Masacre (microcuento)


Había niños como yo, entre los muertos tendidos sobre las baldosas frías del anfiteatro. Ya no sonreían, ni se les veía la cara triste, como cuando estaban vivos. Sólo esas terribles costras de sangre en la cara y en la piel,  que recordaban  la masacre.



Foto propia: cementerio de Piedecuesta




26 comentarios:

jfbmurcia dijo...

Duro. Pero lo peor es que sucede a cada rato mientras que miramos para otro lado. Saludos.

Ateliê Tribo de Judá dijo...

A maior frieza existente é aquela em que corações duros permitem o sofrimento do outro por questões políticas,religiosas ou simplesmente para mostrar poder.

Desejo-lhe um ótimo final de semana.
beijos vindos do Brasil.
Joelma

Jova dijo...

Hay una peli maravillosa " las tortugas pueden volar" habla de esto. Te la recomiendo

Lichazul oo dijo...

cuántos niños más ha de tragar el negocio de la guerra Carlos
por el exceso y avaricia de unos pocos
la sangre se derrama sin miramiento ni respeto

abrazos
muchas gracias por tus huellas

Leticia Garriga dijo...

Ese punto de encuentro inevitable entre la vida y la muerte, aquí expuesto con grandeza. Un abrazo Carlos.

Mª Socorro Luis dijo...


Para esos niños, tal vez la Muerte fue mas piadosa que la Vida. Cuanta tristeza...

Besos,Carlos.

Rafa Hernández dijo...

Y lo más triste y duro de todo eso, es precisamente que los niños son los más vulnerables, y en todas las tragedias de cualquier índole siempre los que más sufren.

Fuerte abrazo Carlos.

Ateliê Tribo de Judá dijo...

As lágrimas de sofrimento de uma criança rasga o coração de quem tem filhos,mas não atingem os corações impiedosos dos malfeitores.

Desejo-lhe um restante de semana suave e feliz.

Beijos

Joelma

RECOMENZAR dijo...

la melancolia me invade
hoy

chusa dijo...

Desolador y crudo, microcuento de una imagen de una vida que solo la muerte da serenidad. Me has recordado en cierta manera el relato de Vallejo la Virgen de los sicarios que me encantó. Enhorabuena un beso

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Maestro Carlos:

Tu poema y tu foto del cementerio de Piedecuesta son el duro testimonio de al barbarie de un pueblo de sádicos, desquiciados mentales, la radiografía terrible de la larga noche de los bárbaros.

Un abrazo mi estimado amigo.

RECOMENZAR dijo...

Ay poeta tu español es tan bueno que a veces me pierdo entre tus bellas letras

joaquín galán dijo...

Sólo hay un paso entre la vida a la muerte, pero aún así siempre nos seguirá sobrecogiendo y más cuando se trata de niños.

Impactante tu micro Carlos.

Abrazos

Loli Salvador dijo...

Es difícil curar las heridas de los supervivientes, incapaces de entender tanta violencia, y se cuentan por millones que mueren por guerras, hambre y enfermedades. Algún día el mundo entenderá que el sufrimiento y la destrucción no nos llevan a ninguna parte.
Mi abrazo de siempre y que tengas una buena semana.

Jo dijo...

Los niños obligados a vivir y madurar entre tragedia :(

Inma_Luna dijo...

Y desgraciadamente siempre los habrá..
Besos mi querido poeta

Isa dijo...

Hola Carlos. Un micro cuento muy duro que desgraciadamente aun está a la orden del día.
Abrazos

Dionisio ALVAREZ T. dijo...


Es tremendo el tener que relatar tamaños hechos, esto da pie a pensar Carlos, en la clase de ser humano qué encerramos, que lo banaliza todo y lo destruye, en aras a que dios o qué tipo de intereses, es muy ruin todo y lamentable hasta el hastío…
Un fuerte abrazo

alp dijo...

Así es la vida...un saludo desde Murcia....

Carmen Silza dijo...

Querido Carlos, es muy duro masticar y tragar esas escenas tan usuales, por desgracia.
No tengo palabras, es horrible.
Un abrazo grande y gracias siempre por ser y estar.

Smareis dijo...

Muito triste ver cenas como essas.
Abraços Carlos. Boa semana!

Sneyder C. dijo...

Cuánto dolor y cuánta ira al ver impasible sin poder hacer nada el dolor y la muerte de tantos niños y mayores…

Un cálido abrazo Carlos.

RECOMENZAR dijo...

te traigo dulces para alegrar la vida

Maria Rosa dijo...


Impresiona, duele tu poema y su sercanía con la realidad que nos corroe el alma.

mariarosa

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Crudas imágenes que retratan una cruel y triste realidad pintada con sangre inocente....

Abrazos.

BEATRIZ dijo...

Durísimo tema, la masacre. De tantas que ocurren es difícil ubicar una más, y eso también es triste, sobre todo para las víctimas y los cercanos a ell@s.

Espero que estes bien.
Saludos Carlos,